Este es mi Blog

Un lugar donde guardar palabras que aviven la llama de un FUEGO que
arde en mí, la de la experiencia de Vida, la de una historia de Amor con el
Creador.

Este es un diario para NO OLVIDAR
Estas son MIGAS DE PAN en el camino... por si un día me pierdo... poder
seguirlas y volver a EL


noviembre 10, 2016

Lágrimas


Ninguna lágrima derramada en la Presencia de DIOS, buscando su Misericordia es en vano.

La vida puede parecer dura e injusta en ciertos momentos, pero cuando vamos a Su Presencia y derramamos nuestras lágrimas, al punto que nuestros ojos parecen secarse, DIOS las recoge, las escribe en Su libro y las guarda en Su Reino para luego enviarnos Su Misericordia.

Todo en nuestro cuerpo cumple su función, y las lágrimas son un regalo de DIOS para expresar lo que hay en nuestro corazón, sea en tiempo de dolor, o en tiempo de gozo.

En el libro de la vida está escrita toda nuestra vida, incluyendo nuestras lágrimas. El rey David decía: Tú has tomado en cuenta mi vida errante; pon mis lágrimas en tu redoma; ¿acaso no están en tu libro ( Salmos 56:8 ).

El rey David confiaba en depositar sus lágrimas en DIOS, en Su Presencia, en su corazón, antes que depositarlas en nadie más. Él comparaba el lugar donde DIOS guardaba sus lágrimas con una redoma, que eran recipientes muy comunes en su época. Se fabricaban de cerámica y se usaban para guardar perfume, aceite, y ungüentos ( 2 Rey. 9:1 ). Las redomas eran artículos de valor. Que gran confianza!.

Así, como el Rey David, Confiemos también nosotros que DIOS guarda nuestras lágrimas en su redoma, así de grande debe ser nuestra fe!.

Que hermoso que DIOS las guarda en su redoma, donde ÉL mismo las toma con Sus Manos Santas, y ninguna se le pierde!.

Gracias a DIOS por Su gran Misericordia!.

Si has estado llorando en Su Presencia y piensas que a nadie le importa, te digo que DIOS tiene todas tus lágrimas en su redoma… Ninguna de ellas cae en vano a tierra, TEN FE, ESPERA TU MILAGRO!

1 comentario:

  1. Amén, que belleza!! Dios te bendiga y siga dándote pan de vida para consolar y edificar.

    ResponderEliminar